sábado, 20 de mayo de 2017

Capítulo 400: El cumple de Juanci, 2017, parte III (noche/amorsh)

Una vez que mis papás se fueron, aproveché de descansar y recobrar fuerzas para la noche. No organicé ningún festejo em el depa, la salida a bailar sería la única instancia de celebración, así que había que disfrutarla como tal.

C-boy se encargó de que al salir del depa ya estuviera un poquito “happy”. Nos fuimos en Uber, el chofer quiso hacerse el amable y nos conversó un poco, hasta que C-boy hizo un comentario que se malinterpretó y no habló más jajaja. De todos modos, fue un viaje agradable, de cinco estrellas. Ya en nuestro destino, nos fuimos a fumar un puchito y a tomar unas cositas. Yo no quería quedar muerto, pero sí quería marcar una diferencia y que se notara que esa noche estábamos celebrando. Nos tomamos dos piscolitas cada uno y compartimos otra que estaba súper fuerte. Fuimos a bailar, bailamos N. Vimos el show de la terraza y también el de la pista principal. Tomamos otras cositas más…no me sentí “tipsy” en ningún momento. Ni siquiera con el “clásico” tequila blue del final, ese último trago que solemos beber antes de irnos (C-boy se toma un whisky). Ya estábamos pensando en volver al depa, quedaban pocos minutos en el club. Recuerdo que fui al baño y al volver, C-boy tenía en la barra de la terraza nada más y nada menos que dos shots de tequila.  Mi reacción inicial fue de incredulidad, pero lo tomé como un genial regalo de cumple.  Nos tomamos los shots y los efectos fueron inmediatos, yo quedé tan prendido, que fui a comprar dos más jajajaja… total, había pocos minutos de distancia entre nosotros y la cama.

Cuando dejamos el club, los efectos del cumpleaños se estaban manifestando. Eran pasado las 4:30 AM y se dio un diálogo muy divertido mientras esperábamos Uber. Fue un alivio llegar al depa. Me dormí esperanzado en que la mañana siguiente no fuera tan tortuosa…pero no… todo acto tiene su consecuencia y la resaca fue monumental. Debo decir que amanecí mareado aún. Algo que no parecía desde 2014…en aquella inolvidable noche de 21 de mayo, cuando re decoré el baño de Sourire jejejeje. Lo bueno es que no hubo ni vómito. Luego de dormir un poco más, recién a eso de las 14:00 pude recuperarme plenamente. C-boy también despertó mal, pero igual me cuidó, porque él siempre ha sido más resistente (¡Awww!). Lo importante es que sobrevivimos a mi cumpleaños 31, fue una genial celebración, me sentí muy querido, más incluso de lo que creo merecer…snif.


El panorama para aquel sábado era simplemente estar tumbados en la cama y no hacer nada más por la vida que ver la final de Eurovisión, pero unos mensajes de whatsapp cambiaron aquello. Aunque eso es parte de otra historia. Todo por ahora. 

Party  hard. bienvenidos 31.
Happy.

excelente noche.

Juanci.

No hay comentarios:

Publicar un comentario